Entropía antropomórfica

11 junio 2011

El mundo iba tan deprisa como siempre. Giraba sobre su eje, alrededor del sol, marcando las estaciones a las que el ser humano les había dado nombre para poder poseerlas. Pero, la tierra, era ajena a los compradores de tiempo. Su vaivén describía las órbitas sin pensar en junio, marzo, agosto… su calendario se hacía de ondas espaciales, las caricias del cosmos y su propia libertad la hacían vibrar a un ritmo distinto.

Para los hombres y mujeres eso era una afrenta terrible. Grupos enteros se habían dedicado a estudiar su comportamiento. Formulaban leyes y teorías, las transformaban en dogmas irrefutables y, aquella desfachatez del planeta volviéndose loco…cambiando frío por calor sin una solicitud previa, era un declaración de guerra encubierta.

Se estableció una comisión científica con los militares más cualificados. Se les dio carta blanca para perder su tiempo en buscar soluciones rápidas, que afectasen lo menos posible al desarrollo de la economía. Las conclusiones las redacto un gabinete político de emergencia y una guapa presentadora leyó el batiburrillo incomprensible por televisión.

Sin carácter retroactivo el día pasaría a tener veintitrés horas. Se acabaría a las once y poco a poco el verano volvería ser caluroso, el otoño melancólico, un invierno terrible y la primavera explotaría de colores. Recuperaríamos la normalidad previa al cambio climático y el planeta estaría listo para seguir explotándolo sin escrúpulos. Sólo tendría que acelerar su órbita un milisegundo cada cuatro horas pero, el mundo iba tan deprisa como siempre…

LaRataGris


Cosas para hacer un día cualquiera:

26 agosto 2009

Las Matemáticas Del Tiempo.

Suma las cifras del año. El dos, el cero, otro cero y un cinco, estamos a día siete. Le resto el mes, febrero, me he quedado con un cinco, como si el año fuera primero y el día después; cinco y siete, dos cifras, mes dos. Sumo el mes y terminación del año, día siete de nuevo. Combinaciones infinitas de un mismo resultado. Siete por cinco treinta y cinco, menos dos y le sumo, ayer fue seis. Simplemente lo sumo, mañana sera ocho. Entre dos días, entre el seis y el ocho, hoy es siete. Hay tantas posibilidades que me pregunto por qué sólo nos dejan ver el siete de febrero del dos mil cinco. Se olvidan las raíces, las divisiones, las otras convenciones que hacen tan rica la fantasía humana. Nos quedamos con un mísero calendario de doce meses, con semanas de siete días, sólo un año bisiesto cunado en realidad todo se relaciona por encima de lo que nosotros decidamos qué es correcto y qué incorrecto.

Nací el día de la a de la víspera de todos los perros que gruñen una vez. La razón se vuelve extraña ficción.

LaRataGris.


Tras el conejo blanco

21 abril 2008

Tras el conejo blanco