A plátano y eso…

8 agosto 2017

– Jugamos a ese que uno se llama Plátano y otro Lagartija Nick, hay unos malos que esconden un tesoro y lo tienen que encontrar los buenos- Este es el título de su juego favorito, lo dice de carrerilla, sin apenas parar a respirar entre palabra y palabra.

Dos de sus muñecos, un cilindro con ojos y un dragón antropomorfo, se enfrentan al interior de unos rollos de papel de Water a los que les hemos pintado cara de muy malvados, pero simpáticos. se adentran en el bosque, exploran cuevas que fabricamos con una manta de césped y viajan a la luna o marte en cohetes hechos con el mismo material con el que fabricamos a los enemigos.

En sus palabras-Esto está muy bien por que nos preparamos muy bien la historia y luego hacemos como si no supiésemos lo que va a pasar.

Lo malo es que acumulas muchos esqueletos del papel de water, lo bueno es que es infinito siempre que te quieras tirar al suelo a jugar. Otra opción es decirles que sólo juegan con maquinitas

LaRataGris

Portada Vota Charlie: Piezas

Más imagianación en formato cómic en

Comic Square o Payhip


Viejos dioses

10 abril 2017

Los dioses, los pobres dioses, se aburrían en sus templos. Ningún humano les rendía culto, no inventaban épicas batallas en las que ellos eran los protagonistas principales. la eternidad empezaba a ser gris en los grandes salones del cielo.

Ellos tampoco estaban para grandes gestas, aunque inmortales eran lo suficientemente viejos como para solo vivir en los lejanos recuerdos, tantas veces explicados que ya eran bastante aburridos. Por eso organizaron un gran banquete, para volver a darse a conocer ante los terrestres. Los rapsodas, los bardos, que tuvieron el privilegio de ser invitados se encontraron con pieles arrugadas y frágiles huesos.

“Tiempos mejores vivieron los dioses”, escribió uno de ellos.”Cuando las maravillas se daban por supuestas y no había que ganarse el respeto. Con organizar un opíparo festín era suficiente para que se forjaran las leyendas con sabor a hidromiel. Que lejos se les ve ahora, que pequeñas sus proezas bajo la lupa de la razón”

LaRataGris


El artista incandescente

18 julio 2016

En la esquina de las sombras y orín habita el viejo artista de días mejores. Esta lleno de sueños vintage y no pierde la esperanza de que algún día vuelva a llegar su momento.

Pero cuando algún borrachuzo se acerca a mear, sin verlo, y despierta al calor húmedo de la micción se queda hundido.

“La vida”, piensa, “nos construye de miserias”

‘Ojalá”, escribe sobre losas sucias, “alguien me reventase a patadas, dejando que mi arte escape por las heridas abiertas. Que mi suerte llame a la puerta de mis deseos “

Pero no habla en serio porque hace tiempo que en el no queden historias que le interesen a nadie, ¿quien querría leer sus tripas en un sucio callejón de ninguna parte?

LaRataGris


Condenados a la primera parte

14 julio 2015

Al final de los créditos de una película, con la última página de un libro, cuando las luces se apagan y la cabeza pensante que ha urdido todo aquello se va a dormir, la industria hace su balance de daños. Calcula los beneficios repartidos y se plantea la viabilidad de una segunda parte y en que condiciones.

Segundas partes nunca fueron buenas, salvo en asumidas excepciones. Hay que limitarse al esquema de la primera o alejarse tanto que pierde la esencia original. Por norma estamos condenados a escuchar una y otra vez la misma historia, a que nos la vuelvan a explicar. La clásica chico conoce chica, cambia al hombre, la mujer, ambos, dos muchachos, tres adolescentes, perro meet gato…mil variaciones según zona geográfica, target o número de calzado. La acción definida por el número de explosiones; siete patadas en el estomago, veintitrés puñetazos en los genitales y el bueno ganara parando balas con los dientes. Comedias de lo soez, alguna un poco más surrealista, que dramón que el género sea la excusa para aburrirnos una y otra vez, una y otra vez. Quizá si nos atreviésemos con otro principio, si tras los créditos se leyese un continuara para ahondar en la psique de los personajes, las motivaciones, su futuro. Dejemos las luces encendidas y que sea el artista, no el industrial, quien decida su rumbo. Que si en algún momento su corazón varia el ritmo pueda explicarlo y no sea sustituido por algún becario al que papa le da de comer.

LaRataGris


Cambiar al escritor

15 septiembre 2014

Desorden. Recuerdo que sobre el teclado nada parecía tener sentido. Las letras no seguían una estructura lógica y comprensible, no formaban frases ni palabras, no buscaban la cadencia artificial del abecedario. Todas parecían dispuestas al azar: aquí una a seguida de una s, rodeada de q, w, z,… La barra espaciadora abajo, los acentos a la derecha, arriba números…todo era tan aleatorio y sin embargo, esa misma disposición, se repetía una y otra vez desde las antiguas máquinas de escribir hasta los ordenadores y periféricos más actuales. Sin manera de entenderlo, sin forma de cambiarlo, acepte su locura y deje que mis manos se familiarizasen con los caminos por trazar. Pasos pequeños fueron haciendo mía la distribución para que cuentos y absurdos aparecidos en la pantalla me descubrieran las maravillas que se escondían en aquel desorden. Así fue como mis dedos volaron sobre las teclas, borrando con su roce ciertas letras que se me iban enganchando primero en la yema y luego atravesaban la piel hasta viajar por mi sangre. Todo lo que iba apareciendo frase tras frase, las descripciones de la realidad, mis deseos más profundos se iban conformando y a la vez erosionaban mis aristas más superficiales. Escribir me transformaba en lo que quería ser a la vez que el mundo podía acompañarme en la peregrinación. Aquella maquina desordenada se había quedado muda, las letras eran yo y yo respiraba y expiraba historias que me obligaban a caminar con la rotación del mundo.

LaRataGris


La puerta intermitente

28 julio 2014

No siempre se abría. A veces era como una pared, con cerradura y picaporte eso si. En tantas ocasiones la abría para salir a la calle y ella daba a un patio andaluz, le llevaba a Groenlandia o al espacio exterior donde lo pasaba francamente mal sin la camisa de fuerza adecuada y con un vacío tan pesado que lo mataba.

De regreso no siempre acababa en su hogar, creo que eso sólo paso una o dos veces y para entonces ya no le pertenecía. Hombres simios la habían adquirido, por mucho menos de lo que el tampoco podía pagar y amueblada, en una subasta pública.

Un día, cualquiera que escojas estará bien, el señor agente, muy educado y extremadamente poderoso con todas sus armas legalizadas, llamó a su puerta intermitente para informarle que aquello que hacía era allanamiento de morada y que tenía que irse. A cambio, por supuesto, le regalo varias puertas recias con rejas que no sabían explicar historias. Siempre desembocaban en el mismo cubículo gris donde nada importa y ya nada se puede.

LaRataGris


Solitario en desorden

8 abril 2013

No había cuerpos, como si cada persona hubiese sido un sueño que desaparece al despertar. La ciudad, que si permanecía, era un desierto de construcciones en desuso. Entre ellas, Andres, se sentía el ultimo hombre sobre la faz de la tierra, caminando caprichosamente por donde le parecía más conveniente. En tres días había viajado de una punta a otra de la ciudad sin cruzarse con más supervivientes o, al menos, sus cadáveres. Las calles estaban perfectamente ordenadas: cada coche en su aparcamiento, se alejaban en coloridas hileras, las tiendas tenían las persianas hechadas y nada, absolutamente nada, parecía dejado al azar. Como si hubiese sido una huida bien planificada desde hacia años pudieron recogerlo todo, olvidándose unicamente de Andres, que parecía el único desorden en aquella soledad. El pobre recogía el aire buscando en sus susurros alguna explicacion. Pero no recibia más que silencio.- Mucho me temo- intentó darse conversacion para no volverse loco- que las cosas son así. Como cuando la vida era de otra manera y todos decían que no se podía cambiar aunque estuvieses triste.
– Tienes razón- le contesto el status quo- ahora formas parte de mi mundo y, como lo has comprendido, ya no te echare.- Y, así, la vida encajo exactamente como encajaba.

LaRataGris


La ciudad hipotecada

10 septiembre 2011

Esta escrito en la historia de los objetos, en las piezas con corazón que llenan mi ciudad. Hay mucha gente que no sabe leer entre las líneas de lo que le rodea y le pasan desapercibidas las cosas pequeñitas e insignificantes. Saben escuchar muy bien los ruidos fuertes, las palabras agitadas y las mentiras que quieren ocultar la realidad.

El poder contrata asesores que les traduzcan los relatos y sean capaces de reescribir finales a callejones sin salida, plazas sin bancos y fuentes sin agua…

Esta narración es real, sucede en mi barrio ahora pero comenzó con la crisis. Justo en el instante en que unos ricos decidieron que necesitaban más, que jamás sería suficiente y, mis vecinos, empezaron a no tener para pagarles. Se vieron obligados a coleccionar facturas, recibos impagados y esquivar el hambre y la sed con ingenio o, más bien, con lo poco que no les habían quitado aún.

Pero esto no sucedió, no lo vio nadie o no lo quisieron ver. La pobreza se quedaba de puertas para dentro y en la calle tenías que leer para enterarte de lo que le estaba pasando a gente que te había rodeado desde que eras pequeño. Los políticos lo hicieron lo mejor que sabían, que no era demasiado. Únicamente descifrando el cariño de la fuente se entendía la tristeza en los rostros de los desheredados.

Aquella fuente había estado allí desde que yo recuerdo. Pocas personas se paraban a beber de ella pero cada vez más llenaban garrafas y cubos para completar los grifos que no se podían permitir y tener un poco de agua potable en casa. Se formaban colas con todas las razas representadas, inmigrantes y autóctonos podían llegar a formar una cadena de peregrinos en busca del tesoro líquido. El único rasgo común de todos ellos era el de ser pobres sin futuro.

La izquierda, más preocupada por el dinero que no les llegaba para obras sociales, no se dieron cuenta de sus hijos caídos, no pensaron que a veces la mejor obra es la que ya esta hecha. Miraban para otro lado cuando la derecha reinterpretaba el cuento y hablaba de delincuencia juntándose, ladrones que le costaban demasiado al ayuntamiento. Arrancaron la fuente, cerraron las heridas de la tierra el mismo día y les explicaron a todos que el que quisiera agua tenía que contratarla, pagarla de su propio bolsillo e hipotecarse junto a la ciudad que no les pertenecía, vivían del aire prestado hasta que encontrasen el objeto que les permitía tanto.

LaRataGris


Nuevas palabras

20 agosto 2011

Siempre leía un libro en blanco sobre el que dibujaba sueños e ilusiones. Respiraba hondo cada página de nada y se dejaba llevar por todo lo que podrían haber escrito, lo que tal vez pueda suceder. Cuando le preguntaban por su novela vacía escogía una página al azar y les leía un fragmento escrito en lenguas que jamas han existido.

Los lectores de gramáticas oficiales le miraban extrañados, asqueados y escandalizados. Gritaban e insultaban normalidad para que aquel libro que obligaba a pensar en lo que se leía no pudiese ser entendido. Hacían tanto ruido que las palabras se amontonaban en la mente y nadie podía imaginar entre aquel barullo algo con sentido.

La gente , desilusionada de aquel libro sin pies ni cabeza, acababan abandonando al soñador para volver a leer: mi mama me mima y yo mimo a mi mama… mientras la vida se hacía un poco más pequeña. Entonces el cerraba de un golpe el volumen y les recitaba de memoria algo que se podría inventar leyendo en silencio las palabras no escritas. Las ordenaba en forma de canción y les enseñaba las melodías que no deben ser escuchadas por los oprimidos.

Siempre leía un libro en blanco, siempre soñaba sus historias y, si le prohibían imaginarlas, encontraría otras formas de crecer con los suyos.

LaRataGris


Musas de viaje

4 junio 2011

En el papel sólo se lee un título provisional. No es más que una mancha a modo de recordatorio para el escritor.- Musas de viaje- habían susurrado sus hadas favoritas y le pareció una forma deliciosa de empezar su nueva historia. Evocar el camino, un ser de magia capaz de construir y destruir mundos con una sola de sus palabras. Pero había pasado un mes y las musas de las que hacía gala de una forma tan evidente no habían echo acto de presencia- quizá estén realmente de viaje- pensó sintiéndose un poco abandonado…

Las musas siempre están de viaje. Su hogar es el viento y si alguna vez se visten de otoño pintan su corazón de primavera para nunca estar tristes. Se alimentan de las pasiones ajenas, de la luz de la luna descrita, del calor de las estrellas atrapadas en un dibujo…Por eso nunca las veras encerradas. Se mueren de pena entre cuatro paredes, dejan de sentir el olor de la libertad y se marchitan hasta volverse arena, polvo que Morfeo recoge para bañar los ojos de los soñadores.

Los celos del artista intentan aprisionarlas. Tantas han desaparecido enganchadas en los colores de un cuadro, atrapadas en cárceles de renglones o en hipnóticas melodías inacabadas. Sus dueños no soportaban sus idas y venidas, quisieron hacerlas vivir eternamente a su lado sin comprender que siempre han de estar vagando. Que cuando se aburren de un poeta se buscan a otro, le sugieren y dejan que el nuevo aprendiz las deleite con sus nombres, con sus travesuras, con sus hechizos y fórmulas secretas. Pocas son las que se cansan de contemplarse en el reflejo de una mirada y buscan algún camino sin transitar.

Helena siempre se perdía en sus pensamientos. Se olvidaba llegar hasta sus escritores favoritos y, cuando lo hacía, sus ideas no eran vagas descripciones que otro pudiese transformar. Su verbo trazaba arcos en el cielo y se pintaban iridiscentes. Era tan divertido dejarse llevar que nunca estaba donde debía. Vivía en su mágico mundo, acariciando sus propias palabras, escuchando su voz y atrayendo las miradas de las suyas que, veían con malos ojos su forma de ser, por eso la expulsaron, ya no podría seguir inspirando a nadie más.

La habitación era ridícula, claustrofóbica para quien no había conocido prisión de paredes. Como una miniatura de la realidad, una parodia si alguien intentaba vivir en ella,… una tumba para la pobre Helena. En cada movimiento se chocaba con algún muro, se sentía atada, rea en su nuevo hogar como mortal. La nada se le antojaba un peso insoportable, a cada minuto tenía que abrir la puerta intentando oxigenarlo todo. Respiraba con todas sus fuerzas, como si fuese su última oportunidad de coger otra bocanada de aire, la inspiración marcaba la duración de su vida. Y a cada segundo que sobrevivía se volvía a hacer la misma pregunta- ¿a quien pretendo engañar?- Nunca fue una gran musa. Tan sólo tocó el alma de algún poeta mediocre y ni tan siquiera le susurro las palabras adecuadas ya que tenía toda una historia por delante, la de ahora. Había roto con todo lo que le rodeaba, había renunciado a su condición para ser ella la que explique el cuento de antes de ir a dormir. Descendió al mundo real y descubrió que, en el, todo cuarto es un cuchitril a punto de caersele encima, era peor persona que numen.

Trabajar para sobrevivir mientras que se preocupaba de que cada pequeña cosa funcionase no era lo suyo. Acostumbrada a las mieles contemplativas se relajaba mientras hacía solo aquello que le apetecía. Escribía sin parar todo lo que asaltaba su mente, lo visto y vivido, cielos e infiernos, sueños y cuentos pretendían saciar su hambre, su cansancio,…ocupaban espacios inimaginables mientras su pequeña y real habitación se llenaba de la suciedad terrible, el apetito canino hacía mella en su cuerpo que ya no podía mantenerse de ilusiones.

Poco a poco sus aventuras fueron desdibujándose. Del tintero de su corazón surgieron nuevas palabras que intentaban reflejar su nueva existencia. Paupérrima, desolada, sin atisbo de esperanza. Aires desesperados se asentaron en sus nuevos relatos que se habían vuelto los de la gente que vivía triste. Ya no era una musa ni permitía que otras le susurrasen de que hablar. Era alguien como tu, contando su historia, la tuya empezando una y otra vez desde cero, siempre en lo más bajo.

Su cuerpo había empezado a ser una pesada carga. Débil por el hambre y las dudas de un futuro que se le antojaba complicado, cuando nunca se había preocupado por ir más allá del presente. Su anterior vida había pasado rápida y loca, sin restricciones. Pero ahora, atrapada en aquella caja de cerillas, en aquel mundo que parecía tan real y no una pesadilla de la que despertar, todo se le venía encima. ¿por qué renuncio a su vida en los cielos? Lo tenía todo resuelto, era admirada, regalaban flores a su belleza y flotaba en mundos reescritos totalmente para ella…pero se traiciono, ella misma se empujo al pozo del olvido por un chiflado sueño que no le había explicado a nadie con la esperanza de luego poder volar más alto de su mano, cuando en realidad no hacía más que hundirse.

-La vida me es infiel- escribió convencida de su verdad. Nadie miraba sus cabriolas. Sus vanos intentos por destacar eran gritos desesperados que todos desoían. Nadie, absolutamente nadie, quería saber nada de aquella loca. Las madrugadas atrapaban sus sueños sobre un montón de folios garabateados y como un zombie arrastraba los pies y el alma hasta su nuevo trabajo alimenticio. Antes comía estrellas y ahora pedía limosna en un fast food, haciendo hamburguesas para prototipos de personas. Esto le inspiraba no pocas tristezas que muchas veces hubiesen podido empezar con un vomito y un dolor…

El día de su muerte pocos fueron los que la visitaron. En sus pupilas se leía todo un universo por reinventar, murmuraba luces y sombras escapando de sus labios entrecerrados. Un sueño de sensaciones y todo estalla sobre su cuerpo desnudo. Los miedos y frustraciones se hacen palpables pero también una alegría desmesurada- ¿por qué sera más fácil la tristeza?- se lamenta un poema junto a un vaso vacío.

Hay un arrepentimiento por todo lo que fue, sus viejas compañeras lo insinúan en tristes réquiems cantados. Lloran lo que renuncio con la esperanza de no ser un sueño ajeno. Era luz nocturna, abrigo de juntaletras, refugio del frío. Y, ahora, con su nueva piel se congela en pleno agosto, bañada en una tormenta de ansiedades y desesperación. Pesadillas le rondan ya muerta y con los ojos cerrados recuerda una sin razón tonta- ¿quien soy?- le pregunta a su reflejo en del río de los muertos- ¿ quien?- no recibe respuesta. El peso de la vida se reescribe en profundos renglones, arrugada y cansada su imagen de fantasma se va despidiendo una a una de las que fueron sus musas amigas. Les regala un beso, un abrazo y un extraño consejo de quien ya esta marchita- No te empeñes en seguir siendo inspiración, es mejor ser libre de gritar lo que quieras. Dejar de ser una quimera, formar parte de la vida, escribir sobre ella, morir por estar respirando cada aliento multicolor…

LaRataGris.