La caja de razones

21 marzo 2017

Nadie podía quitarle la razón. La guardaba en una cajita de guisantes congelados, junto a muchas otras cosas sin las que la vida carecía de sentido. Allí tenía algunas nostalgias y el sabor de la menta.

De tanto en tanto se acercaba hasta la estantería en la que le había hecho un hueco a su tesoro y, allí, se pasaba un rato oliéndola.

Mucha gente le decía-Estas loco, Martín- Pero, como ya os he explicado, el tenía toda la razón. Por eso se había hecho impermeable a este tipo de comentarios. Con su caja y muy pocas ganas de escuchar era suficiente. Era tan feliz en aquel pasado que, un día, cuando acabó su caja de cereales, la reservo para alguna de los cosas que se le habían quedado fuera.

LaRataGris


El voto revolucionario

23 junio 2016

El voto revolucionario


Con los ojos perdidos

25 febrero 2016

Con los ojos perdidos


Caminos de viento

16 septiembre 2013

A las doce, Antonio, notó como un viento de locos ululaba, lo agitaba todo y no le dejaba caminar allí donde quería. Lo arrastraba en dirección contraria.

Se agarró a una farola que vibraba como si alguien tratara de arrancarla. Gritó buscando ayuda y nadie estaba tan cerca como para escucharle; su terrible enemigo, el viento, deshacía sus palabras antes de que pudiesen llegar a algún puerto habitado, lo sumía en un silencio en el que unicamente permanecía el tañido incesante del mal aire, marcando los caminos de viento.

– No puedes luchar contra esto- respiró de su desanimo.-Tal vez- se dijo- debería dejarme llevar.- se vio arrastrado hasta algún lejano paraíso. También podía quedar aplastado si caía desde una gran altura, acabar en mitad del mar o volar hasta la luna.- ¿Hasta la luna?- se regaño- ya empiezo a estar loco. Si yo jamas he querido ir hasta ella, me conformo con que me acaricie su velo-. Sin esperanza trato de ir otra vez hacia la izquierda que quería, donde prefería morir aunque fuese de fracaso a sobrevivir en los paraísos que no creía.

LaRataGris


Era silenciarte

17 septiembre 2011

Era una de esas muertes de cada mañana en las que el mundo se hace tan grande que empieza a pesar demasiado sobre los hombros. Era un dolor al que se obliga la gente para poder seguir el ritmo, para destacar entre los iguales que también se infligen daño para poder seguir el ritmo, para destacar en las cadenas de montaje donde todos, iguales, se van destrozando para ir a la misma velocidad y ser los más rápidos de entre todos los clones que se pinchan para continuar y sobresalir en algo que se repite con ligeras variaciones, insustanciales y absurdas.

Era dejarse caer sobre los pies, acompañarlos en su arrastrarse y colaborar en todos los trabajos que ayudan a autoconstruir prisiones con el beneplácito de la mayoría suicidada. Era no criticar, aceptar, callar y bajar la cabeza de forma sumisa mientras nos matan, asesinan, degollan… asumir la vida como la mierda que es y vivirla por que siempre ha sido así y no se puede ni intentar cambiar. Y ahora que lo sabes hazte el loco.

LaRataGris